LOS ORGANIZADORES TAMBIÉN TENEMOS UNA HISTORIA QUE CONTAR

LOS ORGANIZADORES TAMBIÉN TENEMOS UNA HISTORIA QUE CONTAR
Cuando emprendimos hace 4 meses este viaje a la provincia de García Rovira muchas metas y anhelos nos acompañaban. Tarea gigante teníamos por delante, levantar 190 kilómetros de rutas extraordinarias. A los atletas jamás gato por liebre.
El día antes de viajar por primera vez a Málaga estuve 15 horas revisando mapas y caminos, estaba descubriendo que íbamos para un terreno con desniveles descomunales, con todos los climas y con un Cañón muy verde, parajes inéditos y algunos que por ocasión de las carreras de aventura ya había visitado en el año 2006.
Al otro día empezó el trabajo; intentamos hacer Capitanejo a Laguna de Ortices por el borde del Cañón, unos 40 kilómetros, le dije a mi equipo “muchachos son las 9:00 a.m. los recojo a las 7:30 p.m. en la laguna de Ortices, yo voy a ir trazando el tramo Capitanejo-San Miguel-Carcasí-Enciso…yo hice mi tramo…los muchachos llegaron hasta el kilómetro 28 por el Cañón, tuvieron que dormir en una barranca, la ruta era más difícil de lo que imaginábamos. La montaña mostró su poder desde los primeros días. Ruta, abortada, de nuevo desde ceros, buscar una guaya sobre el río salir del cañón y empezar otra vez.
Hubo toda clase de días, unos con iguanas, otros con palmeras, otros con desiertos, alacranes, bosques y barrancas, otros de cactus, derrumbes, niebla y luego sol de 40, otros con ceibas, toros, guías nativos salidos de un libro de historia, lluvia interminable y otros con cielo de estrellas, en la previa vivimos de todo.
La ruta le pertenece a todos, es una construcción de muchos, los caminos están ahí desde hace cientos de años, lo único que hacemos es volverlos ruta de carrera, los volvemos el libreto de una película protagonizada por los locos que corren, (Caracoleto en 2017 el final será otro).
Cuando te hablan de que hace 20 años esto era imposible en García Rovira y además te dice la gente de Chicacuta “por favor no quiten las señales déjenlas ahí donde las pusieron” a mí se me llenan los ojos de lágrimas, la señora del cañón en Chicacuta vende 50.000 pesos en una semana, el domingo de la carrera al parecer vendió 300.000 pesos, gracias a los que decidieron bajar al cañón con nosotros y hacerle el gastico a la señora.
Este es un territorio mágico, en Chicacuta todos son Familia, todos tiene el mismo apellido, todos fueron golpeados por la violencia histórica y el fin de semana vivieron la esperanza, están esperando la vuelta antes de un año.
Riesgos reales y objetivos. Nos gusta el progreso, nos gusta cambiar, nos gusta explorar, por eso el mayor riesgo era, que si la carrera salía bien necesariamente habría que repetirla, el riesgo se materializó. Ya estamos alistándonos para nuestra quinta carrera en el cañón del Chicamocha y nuevamente en García Rovira.
Cuanto me honra que desde los hermanos países de México y república Dominicana se hayan decidido a visitar este inédito rincón de los Andes Colombianos, gracias por confiar en este sueño. Cuanto me honra ver a mis amigos del valle del cauca cruzar las tres cordilleras para llegar a Málaga; gracias a Bladymir Troncoso sé que llegar desde Santa Marta-Magdalena no fue fácil, eso es ¡pasión! Blady, nos vemos en Del mar a la Cima, allí juegas de local; me hincha el corazón saber que hubo personas que viajaron 17 horas por tierra para llegar a la carrera, me emociona verlos llorar al subir a recibir su medalla, me conmueven las lágrimas de la dama que terminó su primer ultra de montaña. Cuanto me duele que haya colombianos que le hagan mala propaganda a su propio país y a su propio departamento, lo bueno es que los hechos tienen más poder que las palabras ¡García Rovira mostro que es tierra de paz, de gente hospitalaria y servicial, tierra de retos y de grandes aventuras!. PD Hay más problemas de orden público a tres calles de mi oficina, que en cualquiera de los lugares donde se hacen carreras de Trail, el campo colombiano es paz y esperanza, ahí está el origen de la eventual prosperidad de la Nación.
En todas las carreras he encontrado seres especiales, entidades y municipios a los que les debo un enorme agradecimiento, pero la provincia de García Rovira se lleva los mayores honores, nos han tratado extremadamente bien. Los 8 municipios por los que transitó la carrera, sorprendieron por su compromiso.
Buscar el progreso, decidir cambiar, me llevó a otra Colombia, una que tiene muchísimo para ofrecer, una Colombia que es muy diferente a lo que nos habían enseñado. En todos lados tenemos problemas muy serios, pero aquí no son cómo nos querían hacer creer, esta tierra es extraordinaria. Volvemos felices en 2017, no con uno sino con varios retos en el Cañón.
LOS MUNICIPIOS PROTAGONISTAS
Capitanejo, kilómetro cero de 164 kilómetros, la sinfónica infantil animó la salida; como estrellas del Trail Running fueron recibidos y despedidos en Capitanejo los corredores que a las 9:25 a.m. del sábado 2 de junio salieron hacia uno de los retos más exigentes que nos hemos planteado y que le hemos planteado a los corredores de largas distancias en Colombia; a veces no sé por qué lo hago, cual es el motivo de estas inciertas empresas. Si los pudiera reunir a todos no son más de 50 los “ultreros” de 100 millas en Colombia. Tal vez sea simplemente una tarea de vocación. Lucas Gaitan me dijo “sólo te gradúas de corredor de ultra distancia cuando completas 100 millas en montaña” tal vez mi tarea es ayudar a graduar cada año una promoción pequeña, la de una “carrera” tan difícil que pocos deciden estudiar y pocos pueden terminar.
El recibimiento más sublime que yo he presenciado en un punto intermedio de carrera lo vivieron los atletas en San Miguel, gente agolpada en la montaña esperando a los atletas, el casco urbano adornado para dar la bienvenida a los atletas, parecía la llegada de la carrera en un pueblo de los Alpes Suizos con tradición de carreras de montaña, mi corazón se queda en San Miguel, volveremos. El alcalde dándole la mano a cada deportista, un avituallamiento de hotel 5 estrellas, así quien no se motiva seguir. En San Miguel empieza otra carrera, desde San Miguel la carrera es una ruta técnica con cruces de quebradas, puentes colgantes y el imponente cañón del río Tuneo.
Carcasí kilómetro 32, un municipio que atendió dos veces a los atletas, primero en su casco urbano y luego en el kilómetro 57 en el marco de sus fiestas, se portaron muy bien, gracias. Encontramos alcaldes jóvenes y cultos con una mente abierta a estos proyectos nada convencionales. Busquen a Carcasí en el mapa, es el pueblo más incrustado en la cordillera al que llegaron los atletas.
Kilómetro 48 Enciso, el alcalde se puso el overol, repartió hidratación, animó a los atletas, le dio la importancia que se merecía a la ruta de los 164 k, no olviden esto, Enciso se convertirá en uno de los pueblos de Colombia con más museos. Tampoco olviden: por aquí paso el libertador.
Kilómetro 57 Coliseo Custodio Rovira, ríos de gente agolpados alrededor de los corredores de 164 K que llegaban a tomar un aliento y emprender el ascenso hacia su primera cima a más de 3000 metros, era la gente de Carcasí la que estaba ahí en fiestas y nos pidieron que vinculáramos la carrera a sus celebraciones, así se hizo y sí que supieron sacarle provecho.
Kilómetro 70 Molagavita, más de 5000 personas en las ferias y fiestas, un cuadro bastante curioso el de las orquestas, las bailarinas y la rumba mezclada con la salida de 74 km a las 00:00 horas del domingo y el paso de los atletas a la madrugada, pero ¿qué no es extraño en estas carreras?
A Molagavita le tenemos que dar un agradecimiento enorme, cuando hace cuatro meses, nos vieron legar olorosos, embarrados y con ojeras, inmediatamente nos sentaron en el despacho del Alcalde y nos dijeron “bienvenidos a Molagavita”. Molagavita tiene un tramo de cañón extraordinario, los invito a que lo visiten, el Cañón es para todos.
Era un reto logístico enorme llevar a 5 de las 6 distancias de carrera al imponente cañón, esto demandó un gran esfuerzo, pero gracias al apoyo de la gente de la región, de los patrocinadores y de las alcaldías se logró, esto es un trabajo de muchos.
Chicacuta a el Alto del rayo, no olviden este tramo, por ahí salieron del Cañón los atletas, por ahí aprendieron que Trail Running es dolor, valor, tenacidad y terquedad… Un rio de emociones.
La Laguna de Ortices es Colombia, esto no es un lago de la bella Patagonia. Tierra de caña de azúcar, con místicas e inéditas entradas y salidas del Cañón, no se sabe como pero ni en los peores veranos esta laguna se seca, tampoco se ven ríos que la alimenten ¿Aguas subterráneas? Mejor lugar para finalizar las carreras de 48 y 33 K no pudimos encontrar, también fue el mejor refugio para que retomaran fuerzas los atletas de 164, 110 y 74 K. Laguna de Ortices, la postal de fondo que todo corredor de montaña quiere tener.
Sube y sube y sube, desde los 1500 metros de la laguna de Ortices había que coronar el último puerto de montaña a casi 3400 metros de altura, mis respetos a los que lo intentaron y que por alguna razón no lograron terminar, mi admiración total para los que lo intentaron y además lo lograron.
Después de cruzar el páramo un largo descenso hasta Concepción empieza a anunciar el final de la carrera. Concepción es la capital lanar de Colombia, uno de los municipios más grandes de la provincia y el punto del que salió la carrera de los 13 K; desde ya les anunció que el próximo año estos 13 kilómetros no harán parte de la carrera y que la ruta corta también va para el cañón.
Málaga fue la meta de 13 K, 74 K, 110 K y 164K, perfecto escenario para concentrar la mayor parte de la carrera, no tengo más que decir sino gracias, me estaba volviendo un poco escéptico y pesimista a la hora de presentar proyectos a las regiones, pero la provincia de García Rovira a la cabeza de Málaga me devolvió el ánimo y la motivación. ¡Si es posible! Aún hay personas que así nunca hayan hecho montaña se pueden conectar con tus sueños.
A Cesar Matta y a Hildebrando Machado toda mi admiración sé que venían de hacer esta misma distancias hace menos de 30 días y es de titanes estar nuevamente en lo alto de la clasificación de los 164 km.
A Julian Castaño Ospina, gracias, tremenda motivación la que le das a todos los que te conocemos me quedo con tu frase “se vale soñar”.
A los invitados que aceptaron el llamado gracias, Alexandra Trailrunner, Naty Marin Sanchez, Juli, gracias, es un honor contar con ustedes.
A los cómplices de estas locuras, mamá, papá, Luz, Juan Sebastián Llinás, Jair Palacio, Alejo Morales, Juan David Enciso Ortiz, Oscar Andres Jimenez, Sebastian Baracaldo, profe Wilmer Forero, club ACAM, Meyer, Dago, Jonny, Andres M, Elsa Álvarez, Daniel Vargas, Monica R, familia Quintana Sosa y demás integrantes de este equipo y de esta gran familia mis agradecimientos totales sin ustedes no hay nada de esto. “Puedes tener recursos económicos ilimitados, pero si no tienes un equipo comprometido con tus sueños no tienes nada” Gracias. La familia Aire libre de Fusagasugá merece un reconocimiento especial, Rodolfo Vanegas y su equipo son más que extraordinarios, se acercan a la excelencia, gracias.
A los amigos que Dios tenia reservados para este gran momento de vida, Oscar Arley Gomez Berrio, Fanny e hij@s, Pablo Nando Gomez, Edinsón y Aura Graciela Perez Arenales, Capitán Ladino, darles gracias es poco, les expreso mi cariño, respeto y aprecio, tienen ustedes familia acá en Bogotá.
A las entidades de apoyo de Málaga y la provincia, SENA, Cruz Roja, Defensa Civil, Policía, Ejercito, gracias, que trabajo tan impecable.
Al equipo humano del El Andinista gracias por cuidar a los corredores en el descenso más técnico hacia el cañón y por estar en la cima de la carrera como ángeles apoyando el paso de los atletas en las condiciones más extremas; Adrie Hernández y David tienen un proyecto fenomenal, ya verán los frutos.
Los sponsors son claves: @merrellcolombia siempre en nuestras grandes empresas, la gran carrera con el gran patrocinador del Oudoor en Colombia.
Going Nutricion, presente desde el primer año en Chicamocha Run, y Óptica Mundo Visión de Málaga, gracias.

GALERÍA DIA 1 – Jair Palacio

 

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn